Tumultos imaginarios, banderas y pulseritas de España: así son los tres jueces ultras que han encarcelado a 28 independentistas

【 】»

Uno de los grandes enigmas del centenar de detenidos a raíz de las protestas en respuesta a la sentencia es por qué se han dictado una treintena de prisiones provisionales sin fianza por presuntos delitos de desórdenes públicos. Un balance nunca visto hasta ahora.

Es cierto que estas manifestaciones, tanto por la continuidad en el tiempo como por la intensidad, no se habían producido en las últimas décadas. Aun así, varios letrados y jueces consultados señalan que estas órdenes de prisión provisional son del todo desproporcionadas y que pueden tener una voluntad ejemplarizante y de coerción sobre el libre ejercicio del derecho de manifestación.

Y así se adivina en los autos y los argumentos esgrimidos por algunos de los jueces que han dictado prisión provisional con acusaciones de daños, desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y, en algún caso, lesión.

Y no sólo los argumentos, sino también el perfil, bastante controvertido. Por lo menos tres de estos jueces, que han dictado hasta ahora prisión en una decena de casos. La más desconocida es el de la magistrada Beatriz Balfagón , titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, de quien los compañeros dicen que tiene una posición ‘reaccionaria’ y que no es extraño de sentirla comentar contrarios al movimiento independentista .

Sábado 19 de octubre Balfagón hacía guardia junto con los magistrados de los juzgados de instrucción 30 y 32, cuando pasaron a disposición judicial doce jóvenes detenidos durante los incidentes posteriores a la huelga general contra la sentencia que hubo en Barcelona. Se hizo cargo de tres y les tomó declaración con una cinta en el cuello del que colgaba la acreditación. Nada fuera de lo normal si no fuera porque era de los colores de la bandera de España. El contraste resultó evidente, pues la secretaria judicial también llevaba una, pero era el habitual del personal de los juzgados, sin colores ni banderas.

Por acuerdo gubernativo, ese sábado se alteraron excepcionalmente las normas de reparto para que los doce detenidos declararan. Por ello Balfagón asumió algún caso que no le correspondía, como el de Paula, la joven de 23 años del barrio de Sants de Barcelona que fue detenida el día 18 mismo.

Según el relato de una de sus amigas que la visitó en prisión, fue golpeada en la detención y amenazada por un agente con un cúter cuando la tenían encerrada en la comisaría. Después de haberla encarcelada, la juez Balfagón se inhibió en favor del juzgado de instrucción 30, que es lo que le debería haber tocado por reparto.

Lunes, otra jueza, Cristina Ferrando, admitió el recurso de la defensa de la Paula sosteniendo que no se podía acreditar que hubiera cometido ninguna lesión a la policía y la soltó.

Pero el primer juzgado de instrucción de Barcelona ordenó decretar prisión provisional en la oleada de detenciones desde la sentencia fue el número 20, dirigido por la jueza Eva Molto Guardiola . Miércoles 16 de octubre, dos días después de haber comenzado las protestas contra la sentencia, encarceló a cuatro jóvenes de golpe.

Y en el auto con el que justificaba el encarcelamiento, de acuerdo con el criterio de la fiscalía, Molto decía esto: ‘Los hechos presuntamente perpetrados por las personas detenidas constituyen acciones dirigidas a impedir la ejecución de una sentencia firme dictada por el Tribunal Supremo, con la comisión de actos ejecutivos que inicialmente cumplen los requisitos de los tipos penales descritos con anterioridad. ‘ Estos tipos penales a que se refería eran desórdenes públicos, atentado y lesiones.

Molto es conocida a escala mediática porque había querido llevar a juicio a los directores de la revista satírica El Jueves por haber hecho mofa de la policía española en el marco del referéndum de autodeterminación del Primero de Octubre.

‘Los textos e ilustraciones implican una ofensa y una falta de respeto a los miembros del cuerpo de la Policía Nacional’, escribió Molto en un auto de aquel caso, acusando.

Terminada la instrucción, estimó que había base para que los imputados fueran a juicio, pero la Audiencia de Barcelona la corrigió y le ordenó que archivara las denuncias: ‘Las referencias de la revista El Jueves a la policía española fueron por su actuación el Primero de Octubre del 2017, y no contenían ni mensaje de odio ni cargas de hostilidad que inciten a la violencia, ni tampoco existe ninguna de las motivaciones señaladas legalmente para integrar el discurso del odio. Es decir, ni “promueve el odio ni la intolerancia” ‘, sentenció. Caso cerrado.

Incidentes tumultuarios

Otro de los jueces que había de guardia durante los días de mayor intensidad de las protestas y que decretó dos prisiones provisionales es Jaime Conejo Heredia, Titular del juzgado de instrucción número 16, que en aquel momento era sustituto en el juzgado de instrucción número 32.

Jueves, en sustitución al juzgado de instrucción 30, concedió la libertad provisional de Xènia, encarcelada trece días antes por Balfagón . Ahora, los argumentos que utilizaba el juez en el auto al que ha tenido acceso VilaWeb, no contradicen paso los que empleó Balfagón para aprisionar Xènia.

La defensa de la detenida había presentado un recurso contra la prisión preventiva pidiendo que se contrastara con la documentación necesaria que llevaba realmente Xènia encima cuando la detuvieron, cuestionando los objetos que aparecieron después, que no constaban en la diligencia de intervención de efectos y que sirvieron como argumento para encarcelarla.

Conejo Heredia ni entró; simplemente dijo que la dejaba en libertad porque ya no podía interferir en la investigación de los hechos ‘. Pero le restringía un derecho fundamental, el derecho de manifestación, prohibiéndole asistir en concentraciones públicas y manifestaciones como las que ha habido últimamente.

Unas movilizaciones que Conejo tacha de incidentes tumultuarios ‘que afectan’ la tranquilidad ciudadana y el orden público ‘, invocando un concepto jurídico que es el fundamento de la condena por sedición contra los presos políticos juzgados en el Tribunal Supremo español.

El perfil de Conejo es conocido. Apareció en los medios cuando empezó a instruir temporalmente el caso para los preparativos del 1-O, en sustitución de Juan Antonio Ramírez Sunyer, titular del juzgado número 13 de Barcelona y que más tarde se murió. Según que destapó el digital  Directe.cat , borró de su Facebook algunas publicaciones de contenido españolista. Fuerza usuarios de Twitter habían hecho capturas con que después inundaron esta red social.

Además había publicado un vídeo grabado por él mismo en una manifestación españolista el 12 de octubre en la plaza de Cataluña de Barcelona. En las imágenes, se podía ver gente blandiendo banderas españolas y gritando ‘Cataluña es España’. Aquí lo puedes ver:

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply