Malos tratos, palizas, coacciones y amenazas a los independentistas detenidos

El portavoz de los abogados de los independentistas detenidos el 23-S, Xavier Pellicer , de Alerta Solidaria, ha desacreditado las filtraciones de las declaraciones de algunos detenidos y las ha contextualizadas, recordando que se hicieron en unas condiciones de maltratos y vulneraciones de derechos . ‘No tienen ningún valor jurídico. Si algún tribunal le da, es que no actúa de forma democrática ni conforme al derecho ‘, ha dicho. 

En concreto, ha dicho que las dos personas de las que se han filtrado las declaraciones estuvieron privadas de sueño desde el momento de la detención y durante días. Además, Jordi Ros no pudo tener un abogado de confianza hasta pasados cinco días de la detención y Ferran Jolis hasta después de veinte y cinco días. El abogado de Alerta Solidaria ha dicho que la próxima semana anunciarán las medidas legales para responder a estos malos tratos.

Dijo que los dos detenidos recibieron amenazas y coacciones tanto en el momento de la detención como durante la custodia en manos de la Guardia Civil, unas amenazas que no se limitaban a ellos y nada más, sino que incluían sus familias. Además, algunos detenidos fueron encapuchados y privados de la visión durante gran parte del trayecto, lo que vulnera los convenios de derechos humanos sobre la custodia de detenidos que España está obligado a cumplir. También ha denunciado que Jolis dijo que tenía lagunas de la detención y sospechaba que le habían puesto algo en la bebida.

Pellicer también ha denunciado que no pudieron acceder al sumario hasta el fin de semana pasado y que ni siquiera tenían acceso a todo el sumario entero. Sólo han podido leer ocho volúmenes de los nueve y, en una primera lectura, han visto que no hay rastro de explosivos, contrariamente a lo que se había filtrado a la prensa. Según consta en el sumario, dice, ni los especialistas TEDAX ni los perros especializados no encontraron explosivos en los registros.

Es por eso que los abogados se reafirman que no hay ningún elemento firme para sostener las acusaciones de terrorismo, de tentativa de estragos ni de tenencia de explosivos. ‘No tienen ningún sentido jurídico, se fundamentan en cálculos políticos.’

Los abogados de los detenidos relacionan la filtración de las declaraciones de estos dos independentistas y de parte del sumario con la ‘bofetada’ de la justicia británica al Supremo sobre la euroorden de Clara Ponsatí , con la crisis política por las palabras de Pedro Sánchez reconociendo que controla la fiscalía y con la previsión a la baja del crecimiento de la economía española. ‘Es un intento a toda prisa de modificar el voto de las elecciones del domingo’, dijo Pellicer.

De hecho, ha recordado que las filtraciones habían sido una constante en esta causa, empezando por la publicación en los perfiles oficiales de la Guardia Civil de un vídeo de la detención. ‘Es un caso en secreto de sumario, filtrarlo es un delito’, se quejó Pellicer. Esto fue acompañado de posteriores filtraciones a la prensa de informaciones ‘que sólo podían proceder de la Fiscalía o de los mismos tribunales’

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply