Guardia Civil: “Si no me hablas en español te meto en el cuartel, estamos en España, como sigas así vas a tener problemas”

"Como siga así, tendrá problemas", le dijo el agente, que también los amenazo con detenerlos mediante la ley mordaza

La Plataforma per la Llengua ha denunciado dos agentes de la Guardia Civil del cuartel de Tavernes de Valldigna (la Safor) por un nuevo caso de discriminación lingüística y abuso de autoridad. La denuncia, según informa la plataforma , ha sido presentada ante la subdelegación del Gobierno en Valencia, y también a la Oficina de Derechos Lingüísticos de la.

La plataforma explica que los hechos ocurrieron el 29 de diciembre, cuando una patrulla de agentes de la Guardia Civil detuvieron un vehículo para un control de alcoholemia y de drogadicciones. El conductor, Raúl Diego , dice que saludó el agente en catalán con un ‘Bona vesprada’ y el agente le contestó: ‘A mí me habla en español, que estamos en España’. Diego le respondió: ‘Podemos hablar en valenciano, estamos en Valencia’, y el agente le amenazó con llevarlo al cuartel si continuaba hablando en catalán.

Diego tuvo que desplazarse hasta el coche patrulla para hacer los tests, que duraron más de veinte minutos para que los agentes acusarle de no salivar suficiente para realizar la prueba, mientras otra persona que hablaba en castellano al lado la hizo en cinco minutos. El agente no le permitió coger una chaqueta, a pesar del frío, y continuó con las amenazas, diciendo que no la entendía: ‘Si no me habla en español lo llevaremos al cuartel hasta que venga un intérprete.’

Mientras tanto, el jefe de la patrulla de la Guardia Civil fue hacia el coche y preguntó a los acompañantes de Diego por qué no hablaban en español, según informa la plataforma. Ana,

amiga de Diego, replicó que los tenían parados por no hablar español y se dirigió a otro coche para informar del caso a otras personas y pedirles que hablaran en catalán. ‘Si los incitan a hablar en valenciano obstruyen la autoridad y los llevamos al cuartel (…) Como siga así, tendrá problemas’, le dijo el agente, que también los amenazo con detenerlos mediante la ley mordaza. ‘Más allá de los abusos descritos, la actitud de los guardias civiles fue constantemente de arrogancia y soberbia, hasta el punto de intimidar e invadir el espacio personal de otra amiga que estaba en el coche’, concluye el denunciante.

Véase aquí el hilo completo en Twitter que lo explica: