El juez García de Dios: “La policía puede manipular pruebas para inculpar a los detenidos”

El juez Ramiro García de Dios, ahora retirado, pero con 30 años de servicio a sus espaldas, ha cuestionado en el programa FAQS de TV3 la respuesta a las protestas de la sentencia, tanto por parte de las fuerzas policiales como de la judicatura.
Ha sido muy crítico con la policía (heredera de la dictadura) y con los jueces que no defienden los derechos de los ciudadanos atacados por los cuerpos de seguridad. Ha llegado a declarar que no descarta que la policía manipule pruebas para condenar los detenidos a los disturbios de después de la sentencia. Y afirma que estas manipulaciones suelen “colar” si el juez no tiene una sana y prudente desconfianza hacia el aparato policial.

 

García de Dios ha cuestionado mucho, desde siempre, el trabajo de las unidades antidisturbios en España (se le conocía como “el azote de la policía” por sus instrucciones contra los cuerpos policiales). Ha afirmado que estos días a través de la televisión ha visto como la policía cometía delitos: no sólo de lesiones, sino también delitos contra la integridad moral de las personas, al querer humillar a los detenidos y otros manifestantes.

Pero García de Dios lo que tiene claro es que el ministro del Interior Grande-Marlaska, con el que coincidió en el País Vasco, no asumirá funciones de control de la policía. Afirma que a pesar de ser juez tiene una mentalidad policial” y que es antigarantista y autoritario.

García de Dios ha acusado Marlaska de “intensa miseria moral e intelectual por comparar la situación catalana con la del País Vasco en los años duros de ETA”

Ramiro García de Dios apunta que uno de los problemas en este ámbito se encuentra en la composición de la judicatura, donde hay una mayoría conservadora, una minoría progresista, pero también una minoría “neofascista o autoritaria”, y ha puesto como ejemplo de esta el presidente del Tribunal Supremo de Castilla y León. Y apunta que el aparato judicial penal tiene una “relación promiscua” con el subsistema policial.

Este juez retirado también discrepó con las penas de prisión que han impuesto a los manifestantes algunos de sus ex colegas y aseguró que la prisión provisional se está utilizando, incorrectamente, “como escarmiento” y por “provocar desánimo”. Y explicó que la prisión “es muy dura” aunque las penas sean cortas: lo sabe muy bien porque pasó un mes en prisión durante el franquismo.

Por último Ramiro García de Dios afirmó que con el aparato ultrarepressiu que tiene el Estado, está encantado con las protestas violentas, que sabe combatir, pero que en cambio no sabe cómo enfrentar protestas masivas pacíficas continuadas.

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply