La fiscal del caso sostiene que, desde el inicio de la convivencia, Navarro hizo uso de la “dependencia emocional de Fayna, que reforzaba tratando de convencerla de que sus padres no la querían” e instauró una relación en la que “tenía un control absoluto de la economía doméstica así como limitaba la autonomía ” de su mujer, vigilando sus “comunicaciones y movimientos”.

También indica que el Yoyas trataba de forma “degradante” a su pareja, a quien “retorcía la mano o le daba un pisotón cuando quería que se callara”. Su comportamiento, continúa el Ministerio Público, se convirtió cada vez más “violento, hostil y humillante” hacia Bethencout, lo que se agravó con el nacimiento de sus hijos.

Violencia en presencia de los hijos

El Ministerio Público sostiene que, en presencia de los niños de ambos , Navarro agredió a su mujer “en múltiples ocasiones, cogiéndola del cuello hasta elevarla del suelo, dándole patadas, puñetazos, amenazando -la y insultándola con frecuencia “, con frases como” eres una hija de puta “,” una subnormal “o” una sinvergüenza “.

Siempre según la acusación, de esta manera el Yoyas generó el domicilio un “clima de terror” que afectó a los menores.

El Yoyas creó un “clima de terror” que afectó a los menores

Los diversos episodios de malos tratos que la Fiscalía atribuye a Navarro comienzan en 2013, cuando supuestamente le dio una paliza delante de su hijo, que entonces tenía tres años, y la arrastró al dormitorio mientras le decía: “¿Qué quieres que te rompa, el brazo o una costilla? “.

En 2017, la pareja se mudó a Gran Canaria, para Fayna Bethencourt tenía esperanzas de que Navarro cambiara de conducta, pero él, “lejos de modificar su comportamiento, continuó insultando su esposa, tanto directamente a ella como a través de sus hijos, diciéndoles mediante constantes llamadas de teléfono expresiones como ‘la puta de tu madre’ o ‘qué asco de mujer “, apunta la fiscal.

Lo denunció y lo perdonó

Bethencourt lo denunció por primera vez el 5 de septiembre del 2017, pero después acudió al juzgado a pedir el archivo  de las diligencias por, aseguraba, haberlo perdonado.

Sin embargo, el 11 de enero de 2018 volvió a denunciarlo , tras comprobar que se había desplazado de nuevo a Gran Canaria sin avisarle y que le enviaba mensajes de texto y de audio al móvil de contenido amenazador para ella y para su nueva pareja, lo que puso en marcha la causa que está ahora pendiente de juicio.

El Yoyas fue concejal

Carlos Navarro obtuvo 339 votos en Vilanova del Camí (Barcelona), donde se presentaba como candidato a la Alcaldía por el partido Derecho Ciudadanía y Democracia (Decide). Se ganó la confianza del 6,20% de la población y entró en el consistorio como único concejal de la formación.