El Estado Español acusado de no respetar la Convención del Agua con Portugal

【 】»

“El agua, fuente de vida”. El río Tajo es el más grande de Portugal y el más largo de la Península Ibérica, nace en España y desemboca en Lisboa. Pero el flujo en el lado portugués se vería amenazado. La Asociación ProTejo garantiza que el año pasado España no cumplió con la convención firmada entre Madrid y Lisboa.

“En los primeros meses del año a julio enviaron flujos bajos, muy pequeños, flujos muy irregulares, a veces casi sin flujo, y luego, en agosto y septiembre, especialmente en septiembre, enviaron un tercio del flujo de agua anual esperado establecido en la convención del embalse “, explica Paulo Constantino, del Movimiento ProTejo.

La Agencia Portuguesa de Medio Ambiente niega que el flujo se cumpla en los valores anuales, trimestrales y semanales.

ProTejo insiste en que el Estado Español no ha cumplido, en particular en beneficio de las represas hidroeléctricas, y agrega que la alta irregularidad del flujo ha afectado directamente a los ecosistemas.

LA SEQUÍA AMENAZA A UNO DE CADA CUATRO HABITANTES DEL PLANETA

Los países donde la relación entre el volumen de agua utilizada y el agua total existente es muy alta, es decir, más del 80%, alberga a una cuarta parte de la población mundial y se encuentra principalmente en África y Oriente Medio. Estas regiones están en alto riesgo de sequía, de acuerdo con el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), un estudio publicado ahora.

Casi todo el Medio Oriente está en la lista de países con la situación más grave. Los países europeos como Portugal, España, Grecia o Italia están en el segundo grupo. Ya en el grupo con mejor situación encontramos a Brasil, Canadá , pero también países africanos ricos en agua, como Mozambique .

Entre las causas está el aumento de la urbanización y el desarrollo socioeconómico, que ha transformado los hábitos de consumo y ha aumentado la demanda de agua. Por otro lado, debido al cambio climático, la frecuencia de las lluvias es ahora más inestable.

Los gobiernos y las personas pueden ayudar a cambiar la situación, según uno de los autores de este estudio, principalmente a través de mejores prácticas agrícolas y reduciendo el consumo de productos cárnicos hambrientos de agua. Por cada kilogramo de carne , se gastan más de 15,000 litros de agua .

“Los cultivos bajo riego representan el 70% del uso del agua y hay una gran cantidad de estos tipos de tierra. Aumentar la eficiencia en la agricultura sería un primer paso lógico. El segundo paso es invertir en estructuras verdes y estructuras grises. Las estructuras grises se hacen por el hombre – Reservas represas, plantas de tratamiento de aguas residuales, plomería o grifería en nuestros hogares. Las estructuras verdes son naturales. Podemos pensar en restaurar humedales y bosques, o hacer un mejor uso del agua subterránea “, dice Rutger Hofster, coautor del estudio WRI, en una entrevista con euronews.

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply