Boye (abogado de Puigdemont y Torra): “El Rey tampoco representa a todos los catalanes y lo tenemos aquí colgado”

【 】»

El abogado de Quim Torra y Carles Puigdemont, Gonzalo Boye, ha asistido al actual Presidente de la Generalitat durante el juicio que se ha celebrado en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, después de que la Fiscalía y la acusación popular presentaran una querella criminal por un delito de prevaricación a raíz del incumplimiento de Torra de retirar la pancarta a favor de la libertad de los presos políticos.

Boye ha comenzado las conclusiones con mucha contundencia y clavando una colleja tras otra. Ha analizado las palabras preferidas del unionismo en que siempre afirman que: ” la pancarta no representa a todos los catalanes” . Boye en este sentido, ha espetado que “El Rey Felipe VI tampoco representa a todos los catalanes y lo tenemos aquí presidiendo esta Sala”.

Boye, ha visto como el presidente de la Sala, Jesus Maria Barrientos le vulneraba todos los derechos. Barrientos, siguiendo el estilo de Marchena, declaró impertinente una pregunta a un testigo que era clave para garantizar el derecho de defensa.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, con Jesús María Barrientos al frente se ha vestido de Manuel Marchena en más de una ocasión y ha atacado las garantías y el derecho de defensa del acusast por desobediencia, Quim Torra.

Boye ha puesto en su lugar al presidente de la sala cuando le recriminó no dirigirse a Torra con el tratamiento legal de: “Molt Honorable President”. Uno de los momentos mas vergonzosos,  cuando Barrientos ha impedido a la defensa formular una pregunta. Igual que hacia Marchena, el presidente ha impedido que el testimonio respondiese: “no conteste, no conteste, se declara impertinente la pregunta” ha espetado Barrientos.

El juicio al presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha quedado visto para sentencia este lunes en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Tal como ya había hecho durante su declaración como investigado, Torra ha alegado que la JEC no tiene un rango superior al de la Generalitat y que por tanto no debía obedecer sus órdenes. “Sí, voy desobedecer la orden, pero era imposible cumplir una orden ilegal dictada por un órgano que no tenía competencia para hacerlo”, concluyó el presidente, que ha denunciado la existencia de “censura” y la vulneración de la libertad de expresión. En su alegato final se ha reafirmado en que el TSJC ha hecho un “juicio político” y acusó a la sala -que ha tachado de “parcial” – de tener la voluntad “de alterar” la legislatura catalana.

Una vez hecho el juicio, el presidente de la Generalitat, a petición de la Fiscalía y el partido de extrema derecha Vox, se enfrenta a una inhabilitación de dos años por un delito de desobediencia ya una multa de 30.000 euros. Una pena que si fuera asumida por el tribunal dejaría podría poner fecha de caducidad al actual mandato de Quim Torra al frente del Gobierno.

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply