Arnau, el joven maltratado y humillado por la policía española: “Me insultaban, me pegaban, se reían de mi”

【 】»

Arnau es un joven de 19 años de Mataró, estudiante, que hoy ha sido agredido y tratado de manera humillante por parte de policías españoles en la Via Laietana. El vídeo en el que se ve la agresión se ha hecho viral, con cientos de miles de visionados en las redes.

-Hemos visto que te sacaban de mala manera de un bar. ¿Cómo ha ido?
– Estabamos ante el local, en la parte del fondo de la concentración. Y veíamos que había gente que arrojaba cosas a la policía. Con mi grupo pasábamos por la manifestación, tampoco teníamos pensado quedarnos allí. Y han empezado a salir policías de los dos lados, y venían por delante corriente. Hemos entrado en el bar, y de allí han salido cuatro periodistas fuera a hacer fotografías. Yo los vigilaba las bolsas donde tenían el material, y de los que habíamos entrado dentro yo quedaba más lejos. Han venido diez o quince policías dentro del bar y han dicho que saliéramos de uno en uno, y yo he sido el primero en salir. Y cuando he salido me han empezado a pegar, empujar me, se reían de mí, ahora ya no reirás tanto, hijo de puta ‘, me cantaban las canciones aquellas que los manifestantes les cantaban, lo hacían en tono de burla … Uno de ellos me ha empezado a tirar del brazo, han venido más, eran cinco o seis, me han cogido entre todos, me pegaban en las piernas, me han arrinconado y me han pegado y he caído de rodillas.

Te han arrancado la estelada que llevabas colgada del cuello con violencia.
-Sí. Cuando me han puesto de rodillas con los porrazos yo miraba hacia abajo, en el suelo. Me han intentado arrancar con fuerza la estelada, con un tirón fuerte. Me la he acabado sacando, porque si no lo hacía me hacían daño. Y la han acabado lanzando al suelo. Tengo un rasguño en el cuello.Al cabo de un momento ha venido una chica que lo han sacado del bar, y la han puesto también de rodillas ante mí. Después, entre dos policías se me han llevado, me han puesto el brazo detrás de la espalda y la cabeza abajo, y no podía hacer nada, y me decían ‘baja la cabeza, baja la cabeza!’, Y yo ya no podía bajarlo más. Me decían de todo: ‘ahora verás aquí dentro que pasará, ahora ya no ríos tanto’.

-Y dentro?
-A dentro nos han tratado mejor. Se han ido estos dos fuera que parecían más nerviosos. Y ya tenemos el número de identificación de estos policías, que se ve que son reincidentes, porque ayer ya recibieron una denuncia. Dentro de la comisaría nos han puesto de cara a la pared y nos registraron y no nos han encontrado nada que las bolsas que pudiera hacer daño. Al cabo de una hora y media o dos nos han dejado salir.

-Os han dicho por qué te habían detenido?
-No. No nos han dado ninguna explicación. Nos han identificado, me pedían la edad, que estudiaba … Y bastante. Se reían de lo que les decíamos.

-Y como está ahora?
-Ahora estoy en urgencias para poder presentar una denuncia contra los policías. Me duelen las rodillas, donde me han pegado con las porras. Pero sólo en las piernas.

-¿Habéis pasado miedo?
-Como no había hecho nada, estaba bastante tranquilo. Sí que estaba nervioso, claro. Pero sabía que no podía ser nada grave, porque no había hecho nada. Quizá podría estar un día cerrado, que no lo entendería, pero en estos casos puede pasar de todo.

-Eso que te ha pasado os ha hecho pasar las ganas de manifestaros?
-No, al contrario. Me seguiré manifestando.

Cargando...

Comments (No)

Leave a Reply